null: nullpx

La solución para el All-Star Game de la NBA es… ¿Michael Jordan?

La audiencia del duelo de media temporada disminuyó drásticamente por los retiros de Michael Jordan.
14 Feb 2020 – 01:21 AM EST

El All-Star Game de la NBA ha intentado diferentes formas de captar audiencia televisiva y no es para menos, pues en los últimos 15 años se han quedado lejos de atraer al mismo público que en los tres lustros previos.

Pero parece ser que para lograrlo solo hay una fórmula: sacar del retiro a Michael Jordan.

Impensable quizás, pero en las últimas tres décadas, la etapa en activo del legendario jugador de los Chicago Bulls coincidió con las audiencias más grandes para el clásico de media temporada de la Liga, que reúne a sus mejores jugadores.

En 1993, un total de 22.9 millones de televidentes en Estados Unidos vieron el partido, celebrado en Salt Lake City, la mayor audiencia de 1990 a la fecha.

Aquel duelo contó con nueve de los 12 jugadores del ‘Dream Team’, quienes meses atrás cautivaron al mundo en los Juegos Olímpicos Barcelona 1992, solo con las ausencias de Earvin ‘Magic’ Johnson y Larry Bird, ya retirados, así como de Christian Laettner, quien estaba en su año de novato en la NBA y no alcanzó la votación necesaria para asistir.

Pero precisamente después de la temporada 1992-1993, Jordan se retiró de las duelas, desmotivado y dolido por el asesinato de su padre, ocurrido ese verano.

En su ausencia, el All-Star Game cayó 40 por ciento en su interés de un año al otro.

Jordan volvió a las duelas el 29 de marzo de 1995, casi al final de esa temporada regular y los siguientes tres Juegos de las Estrellas, que coincidieron en las temporadas del segundo tricampeonato de los Bulls, repuntó la audiencia a alrededor de 17 millones de televidentes cada año.

Después vino el otro golpe fatal para el evento, la huelga de dueños de 1999 que canceló el partido de esa temporada. El impacto inmediato fue un descenso de espectadores por televisión de casi 38 por ciento y el segundo retiro de Jordan.

Tras enfocarse en labores de directivo con los Washington Wizards desde enero de 2000, Jordan volvió a la duela para la temporada 2001-2002. Alcanzó dos participaciones más en el All-Star Game en sus definitivos últimos como jugador profesional.

Su Juego de las Estrellas final, el de 2003, en el que fue homenajeado, fue también el último que superó los 10 millones de televidentes.

El más visto desde entonces fue el de 2011, con 9.1 millones. Desde 2018, el partido cambió su formato y dejó el tradicional duelo entre las Conferencias Este y Oeste para formar dos equipos con los jugadores más votados como capitanes, quienes eligen en un mini-Draft a sus compañeros.

LeBron James ha sido líder en las dos ediciones previas y lo es también para el de este domingo; Stephen Curry fue el capitán oponente en 2018, mientras que Giannis Antetokounmpo repite en 2020 en ese rol tras hacerlo el año pasado.

Este formato, que evoca a las cascaritas callejeras, tampoco parece ser la solución, pues la audiencia bajó de 7.7 a 6.8 millones de 2018 a 2019.

Y pensar en el cuarto regreso a las duelas de Jordan, quien el lunes cumple 57 años de edad, solo entra en terrenos de la ciencia ficción.

El recuerdo de Kobe Bryant, quien será homenajeado en esta edición y probablemente ingrese de manera póstuma al Salón de la Fama del basquetbol, podría abonar a mejorar el rating del partido, pero eso lo sabremos la próxima semana.

Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.