null: nullpx

Un camino rocoso hasta ganar el MVP para Stephen Strasburg

El abridor de los Nationals ha pasado penurias en su carrera pero el tiempo le hace justicia.
31 Oct 2019 – 1:30 AM EDT

Stephen Strasburg era un gran talento desde la Universidad de San Diego State, era la gran referencia de los Aztecs al grado que el incipiente equipo de los Washington Nationals lo reclutó en el Draft amateur en 2009 con la intención de que se consolidara como un fenómeno en las Grandes Ligas con todas sus cualidades. Y el joven lanzador no decepcionó, pero su carrera ha tenido más calamidades que gozo hasta ahora.

Con 21 años de edad Strasburg debutó en las Mayores en la temporada 2010 y lo hizo con bombos y platillos, al presentarse en la Gran Carpa en un partido con 14 ponches, la mayor cifra para un debutante desde JR Richard, quien logró esa misma cifra con Houston en 1971.



Apenas después de 12 salidas en las Grandes Ligas, el prometedor pitcher de los Nats escuchaba las dos peores palabras que un lanzador puede recibir: Tommy John. Es el nombre de la operación a la que se somenten los serpentineros para reparar daño en sus codos del brazo de lanzar y que echa mano de cartílagos de cadáver para la reconstrucción, y que conlleva una larga recuperación.
Strasburg regresaría para sumar cinco salidas en septiembre de 2011, y luego tuvo marca de 15-6, con 3.16 de efectividad, 197 ponches en 159 innings y un tercio cuando los Nats decidieron, para sorpresa de propios y extraños, acortar su temporada de 2012, el 8 de septiembre, citando la necesidad de proteger su brazo, impidiéndole la posibilidad de lanzar en la Postemporada.

A los 31 años, 10 años después de debutar en las Ligas Mayores, Strasburg recibe un justo premio a su consistencia, a la paciencia, al trabajo que conlleva cargar con el peso de una gran expectativa en el mejor beisbol del mundo de ser uno de los lanzadores abridores referencia, como ejemplo de enciclopedia, al recibir el nombramiento de Jugador Más Valioso de la Serie Mundial 2019.



La actuación que tuvo en el Juego 6 de este Clásico de Otoño fue realmente para quitarse el sombrero, una actuación de esas que ya casi no se ven en el beisbol moderno en un juego en el que se disputa un campeonato. El estelar derecho se amntuvo en la lomita 8.1 innings, le dieron cinco hits, permitió dos anotaciones, dio dos boletos y ponchó a siete para cargar en sus hombros a un equipo de Washington que tenía casi vacío el frasco de opciones en la Serie Mundial y solamente apelaba a ganar para mantenerse con vida y forzar a un séptimo partido.
Strasburg acumuló dos triunfos en este Clásico de Otoño, luego de acreditarse también la decisión en el Juego 2 de la contienda para sobresalir de entre tantos jugadores clave y oportunos que tuvieron los Nats en esta serie que parece hacerle justicia a su carrera al paso del tiempo. Da la impresión de que en su momento no tenemos la capacidad de entender, comprender los golpes de la vida, pero quizás esa decisión de cuidar su brazo y bajarlo de la Postemporada en 2011 fue acertada, aunque tardó bastantes años en germinar.



Los últimos nombrados MVP de la Serie Mundial

Loading
Cargando galería
Publicidad