null: nullpx
Más Deportes

Héctor Ponce de León, el mexicano que ascendió el Kilimajaro en 32 horas

Desde cero metros sobre el nivel del mar, subió a la cumbre de 5,895 metros.
23 Nov 2019 – 8:19 PM EST

Héctor Ponce de León se convirtió en el primer latinoamericano en ascender el Kilimanjaro en Tanzania desde cero, es decir, desde las playas más cercanas en Mombasa, Kenia, para llegar al final del reto a la cumbre de 5,895 metros de altura de la montaña más alta de África.

Héctor inició su carrera como alpinista desde niño, por enamorarse de las montañas a las que lo llevó su padre, ahora, con más de cincuenta años de edad sigue practicando el deporte que lo apasiona y se impone retos físicos que retan a la mente y que también requieren de un apoyo logístico y de ayuda importante para alcanzar las metas.

“Fuimos al Kilimanjaro, la montaña más alta del continente africano, a subirla desde cero metros de altura, combinando bicicleta de ruta 300 Kilómetros y a pie 35 kilómetros corriendo, caminando y escalando” comenta el mexicano.

Este ascenso viniendo desde cero metros sobre el nivel del mar hasta la cima, sólo lo había realizado el ciclista italiano, Nico Valsesia, y su registro quedó en 27 horas.

“Una gran experiencia, el resultado de un año completo de entrenamiento de planeación y preparación y el trabajo de todo un equipo.” comenta Ponce de León.

Las condiciones cambiaron la planeación original, pues no le permitieron arrancar a las doce de la noche, y así la estrategia se perdió y se recorrieron zonas complicadas con calor, que se había pensado recorrer de noche.

“Para poder llevar a cabo este reto nos tuvimos que si, jugar el físico, concretamente al circular por una carretera, con mucho tráfico muy peligrosa en muy malas condiciones que prácticamente todo mundo nos decía que andar en bicicleta por ahí iba a ser un suicidio, pero nos aventamos, afortunadamente salimos vivos y pudimos completar el reto” comenta el alpinista mexicano.

Pero ante todo, el alpinismo es un deporte sin competencia directa, salvo el superarse a sí mismo:“Esta no es una competencia establecida como el maratón o como los triatlones. Realmente este es un reto que yo me inventé, hace seis años lo hice aquí en México por primera vez en el pico de Orizaba y es algo que uno se plantea, yo intentaba batir una marca”.

Al final, las 32 horas tuvieron más que ver con las situaciones no planeadas que alargaron procesos, pero el logro queda como el primer mexicano en lograrlo, de hecho, el único del continente americano en conseguirlo.

“Se intentó” destacó Ponce de León. “Lo dimos todo y como es el deporte y como es la vida, no siempre consigues el resultado que buscas, entonces con lo que te tienes que quedar es con esto, que diste tu máximo esfuerzo, todo lo que aprendiste tú y tu equipo en el proceso y en el camino de intentarlo y pues seguimos con la ilusión de regresar y mejorar la marca que dejamos ahora.”

Ahora queda descansar y para el próximo año ya tiene planeado regresar a sus orígenes, en la escalada de alguna pared ó cascada de hielo en California.

Aunque no pierde de vista seguir sumando en sus retos. “Pero si también en este 2020 hacia finales quiero intentar desde cero, la montaña más grande de américa, el Aconcagua.”


Publicidad