null: nullpx
Básquetbol

En épica y polémica Final, Barcelona venció al Madrid de Ayón en la Copa del Rey

La Final se fue a la prórroga, donde decisiones arbitrales mancharon un partido para la historia.
18 Feb 2019 – 10:25 AM EST

El Barcelona refrendó el título de campeón de la Copa del Rey ante el Real Madrid del mexicano Gustavo Ayón, en la prórroga por marcador 93-94, en un partido loco y polémico que los dos equipos tuvieron perdido y ganado en varias ocasiones.

El Madrid pareció sentenciar en el tercer cuarto, con un parcial de 25-11 (60-46), pero el Barcelona reaccionó y a falta de cuatro segundos ganaba por 75-77, pero entonces surgió el efecto Llull, que con una 'bombita' mando el partido a la prórroga.

Tras cinco minutos de incertidumbre y de cambios en el marcador, el Barcelona volvió a tener ganado el partido cuando vencía por 87-92 a falta de 21.3 segundos. Pero el Madrid con un triple de Randolph y un 2+1 de Jaycee Carroll se vio muy cerca del título, exactamente con 4.3 segundos por jugar.

En la última jugada del Barça, Randolph taponó el balón, pero la revisión de los árbitros determinó la ilegalidad y la validez de la canasta, 93-94.

Llull lo intentó desde debajo de su aro, pero su lanzamiento no pudo ser vencedor en esta ocasión. La maldición del organizador continúa

La polémica arbitral enturbió a última hora la que hasta entonces había sido una Copa del Rey memorable.

Dos jugadas fueron el centro del conflicto. A once segundos de la conclusión, no se pitó una clamorosa falta de Anthony Randolph sobre Chris Singleton que muchos ven como intencionada y que hubiera certificado el triunfo azulgrana. Y justo al final se dio por válida una canasta decisiva de Ante Tomic al considerar que había recibido un tapón ilegal cuando el balón tocó aro previamente.

A partir de ahí, el Real Madrid explotó y exigió por boca de su director de la sección, José Ángel Sánchez, explicaciones a la ACB, recordando que es la segunda Final consecutiva en la que se sienten gravemente perjudicados ya que en 2018 una clara falta no pitada sobre Jeffery Taylor en la última jugada también les privó del triunfo.

Pablo Laso, hundido, apenas habló en sala de prensa: "No es tapón, es rebote" se limitó a decir, y sus jugadores entraron al vestuario gritando expresiones como "es un robo" o "vaya vergüenza".

Las redes sociales ardieron y en vestuarios ya no se habló de otra cosa. Los merengues solo centraban su ira en la jugada de Tomic y los blaugranas recordaban que si los árbitros hubieran pitado la falta de Randolph a Singleton la final se hubiera acabado ahí.

Antes de eso, se vivió una de las mejores Finales que se recuerdan entre los dos grandes dominadores del baloncesto español de los últimos años..

La Copa del Rey volvió a evidenciar que -polémicas al margen- su modelo constituye un éxito deportivo y organizativo cada vez más global y un ejemplo a imitar en otras latitudes. En esta ocasión, se pudo seguir por televisión en un total de 141 países.

RELACIONADOS:Básquetbol

Más contenido de tu interés