null: nullpx
Deportes

Capítulo 3: El Rojo del Águila y el amigo incómodo de la infancia de Javier Duarte

La familia Mansur, propietaria del equipo de béisbol de la LMB, es investigada como parte de la presunta red de corrupción de Duarte
19 Abr 2017 – 02:10 AM EDT
Reacciona
Comparte
El Rojo del Águila se coronó en la LMB en 2012. Crédito: Mexsport

El 22 de agosto de 2012, los Rojos del Águila de Veracruz habían perdido el segundo partido de la Serie del Rey en casa, estaban abajo 2-0 y con tres partidos por delante en el diamante de los Rieleros de Aguascalientes, parecían entregar el título de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

Sin embargo, dos victorias consecutivas en el Parque Alberto Romo Chávez le devolvieron la vida a la novena jarocha. El quinto juego se inclinó para los locales, el primero apenas que ganaba el equipo de casa en aquella serie, pero no el último, pues el Águila volvió al Beto Ávila para ganar los episodios seis y siete.

Pasaron 42 años para que los Rojos del Águila volvieran a alzarse campeones de la pelota mexicana de verano, la sexta corona de su historia desde su fundación en 1903. Una larga sequía que lo convirtió en ese lapso en un equipo de bajo perfil.

Uno de los éxitos deportivos del estadio que presumió Javier Duarte durante su gestión. Sin embargo, el paso del tiempo es implacable y si el peso de la historia ya manchó a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2014 y a los Tiburones Rojos, como parte de la red de corrupción del exgobernador, los Rojos del Águila tampoco salieron invictos.

El secretario de economía de Veracruz, José Antonio Mansur Beltrán, renunció el 30 de agosto de 2016 a su cargo al ser acusado como prestanombres de Javier Duarte, aún gobernador en ese momento, pero ya con la presión ejercida por su sucesor electo Miguel Ángel Yunes.

En ese momento, Mansur admitió una amistad de décadas con el gobernador, pero dijo que las acusaciones eran falsas. El exfuncionario tenía 16 inmuebles en Texas que acumulaban un valor de 6.7 millones de dólares a nombre de dos de sus empresas.

Mansur Beltrán señaló que ese era un patrimonio obtenido de manera legal por los negocios de su familia, incluido el equipo de béisbol, los Rojos del Águila, propiedad de su padre.

Los Mansur son una de las ramas que comprenden la red de corrupción de 40 personajes que detectó la Procuraduría General de la República (PGR) alrededor de Javier Duarte. Mansur Beltrán en persona es dueño de los Cafeteros de Córdoba, un equipo regional.

José Antonio Mansur Galán y Jean Paul Mansur Beltrán, padre y hermano respectivamente del ex secretario de economía, son los propietarios del Rojo del Águila.

Mansur defendió también que el equipo no ha recibido apoyos del estado y que Duarte estaba totalmente al margen de su operación y financiamiento.

Esto es parcialmente falso. En 1999 regresó el Águila a la LMB, durante el sexenio de Miguel Alemán Velasco, y por órdenes del gobernador fue designado Antonio Chedraui Mafud como presidente del equipo.

Chedraui se mantuvo ahí hasta 2005, pues ante la amenaza de que el equipo dejara el puerto, el siguiente gobernador, Fidel Herrera Beltrán, dispuso ante el Congreso una propuesta para que el 50% de la propiedad fuera del estado y el restante para Grupo Empresarial Denim, cuyo asesor deportivo era José Antonio Mansur Beltrán.

Al año siguiente, la admostración del equipo quedó completamente en manos de Mansur.

La inversión del estado en 2005 fue de 20 millones de pesos, como consta en la Gaceta Oficial del Estado del 24 de agosto de aquel año. Hay que recordar que el Secretario de Finanzas de Veracruz en aquella época era Javier Duarte, el primer responsable de ejecutar la transferencia de aquellos fondos.

Las investigaciones sobre la familia Mansur y sus nexos con Duarte siguen siguen en pie.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Deportes

Más contenido de tu interés