null: nullpx
Juegos Olímpicos

Boxeo Profesional 1 - Boxeo Amateur 0

EL llamado de la AIBA para tener boxeadores profesionales fracasó por asistencia y calidad.
9 Ago 2016 – 09:26 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Rueroeng fue el último profesional eliminado en Río. Crédito: Getty Images

El boxeo profesional organizado le ganó el primer round a la AIBA. La amenaza del CMB y la OMB de suspender y eliminar de sus rankings a los púgiles profesionales que compitiesen en los Juegos Olímpicos de Río tuvo efecto y muchos de los que habían asomado algún interés por participar en representación de su país se abstuvieron, con Manny Pacquiao a la cabeza por destacar al nombre más importante.

Con la eliminación de Amnet Ruenroeng, Río se quedó sin ninguno de los 3 profesionales que decidieron tomar el riesgo e ignorar las advertencias. El tailandés era el único de los 3 que parecía tener algún chance de montarse en el podio, pero se topó con un boxeador más fuerte y ahí se esfumaron sus sueños.

De esta forma el boxeo olimpico sigue pertneciendo a los amateurs. Diferente hubiese sido la historia con boxeadores profesionales de primer nivel, pero el peligro que representaba quedarse sin el dinero que ganan en como profesionales cambió la historia e hizo fracasar la estrategia del organismo que rige el boxeo amateur.

Desde que la AIBA anunció que permitiría pelear a los boxeadores profesionales en los Juegos Olímpicos por primera vez en la historia surgieron las polémicas. Salieron detractores y partidarios de la medida. Los primeros hablaron de peleas desiguales e incluso de riesgos físicos para los amateurs, los que estaban a favor argumentaban la mejora del espectáculo boxístico en las olimpiadas.

Aunque hay quienes aseguran que no hay problemas reales al enfrentar a boxeadores profesionales y amateurs, la realidad es que sí las hay. El régimen de entrenamiento y la experiencia de los profesionales es muy diferente a los amateurs.

En el campo amateur es común encontrarse con boxeadores jóvenes acostumbrados a peleas en las que el objetivo es marcar golpes para puntuar, no para noquear. En los entrenamientos se practica velocidad, movimientos y defensa. El profesional agrega el poder a esas cualidades.

Boxeadores como Golovkin, Kovalev, Rigondeaux, Saúl Alvarez o Anthony Joshua no tenían el mismo poder que han desarrollado en su carrera como profesionales. Tal vez boxeadore amateurs experimentados como Erislandy Savon o Roniel Iglesias estén preparados para ese ritmo de pelea, pero no uno de esos jóvenes de 19 ó 20 años que compiten en Río de Janeiro en estos juegos.

Paradójico que Amnat Ruenroeng haya perdido por TKO, pero hay que recordar que el tailandés no era un pegador en profesional.

Por otro lado, eliminar el amateurismo terminaría perjudicando al profesionalismo. Muchos jóvenes tienen en el boxeo amateur una escuela en la que formarse antes de saltar al profesional. Ese filtro permite pre seleccionar a quienes luego triunfarán en el profesionalismo. Es cierto que muchos boxeadores saltan al profesional sin haber peleado en amateur, pero de esos son más los que se quedan en el camino que los que realmente triunfan. Quienes triunfan como amateur tienen grandes posibilidades de triunfar como profesionales.

De momento el capítulo está cerrado, habrá que esperar al 2020 para ver que pasa con el boxeo.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Juegos OlímpicosBoxeo

Más contenido de tu interés