null: nullpx
Juegos Olímpicos

Berkeley no solo construye premios Nobel, también gimnastas

Toni-Ann Williams, de apenas 20 años, nació en Estados Unidos pero decidió representar a Jamaica en los Juegos Olímpicos.
7 Ago 2016 – 07:13 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Toni-Ann Williams, la gimnasta de EEUU que decidió representar a Jamaica
Crédito: Antonin Thuillier / Getty Images

Por Ivan Pérez | @ivanpm82

RÍO JANEIRO. La Universidad de Berkeley invirtió el año pasado 744 millones de dólares en sus diferentes áreas de investigación, tienen a 72 Premios Nobel, es una de las tres mejores de todo el mundo de acuerdo con ranking globales y en 1980, Julio Cortazar dio ocho clases magistrales. Se destacan –preferentemente- por sus dotes intelectuales. Tiene tantas cosas que contar que cualquier ausencia de sus cualidades es una falta de respeto.

El año pasado eran al menos unos 38,000 estudiantes y muchos de ellos serán unos genios. Y por ahora la mejor gimnasta que tienen es Toni-Ann Williams de apenas 20 años. Berkeley… ¿a quién no le gustaría estudiar en alguna de sus carreras?

Toni-Ann es pequeña, mide 1.55 metros y si te lo propones hasta con un brazo la puedes cargar por su tamaño ‘petit’. No es una estrella. Nació en Estados Unidos, pero decidió representar a Jamaica desde hace algunos años y ayer se convirtió en la primera gimnasta de la historia de la isla en estar en unos Juegos Olímpicos.

No es popular. Ahora ella está sola en la parada del camión de los atletas después de terminar su participación. El velocista Usain Bolt hace unos 20 minutos ha tuiteado sobre ella. La pequeña gimnasta está ahí en soledad esperando ir a la Villa Olímpica. “Yo nunca visualicé qué tan grande era todo esto”. Y al menos en las redes sociales no hay ningún calificativo negativo sobre su participación. Los diarios locales han documentado lo que hizo, dicen que es histórico. “Me levanté temprano sólo para verte”, es uno de los tantos post en Twitter que hay sobre ella.

En su ejercicio de piso los fans la apoyaron. Ella se mueve mucho en puntitas, seduciendo, moviendo las caderas. El Caribe siempre da ritmo a todo. Salta, hace giros en el aire, conquista. Tiene los ojos claros, los labios gruesos y extendidos y como los velocistas de su país, sus brazos son dos martillos fuertes, marcados y las pierdas torneadas. “Orgullo”. La palabra que más se repitió en Facebook al referirse a ella. Jamaica le quiere y aunque no nació allí, sus padres sí, motivo suficiente para construir un proyecto en una nación que nunca tuvo en su imaginario mirar una competición de gimnasia.

Ella espera el camión de atletas y mira su celular atenta. Sonríe, se carcajea, se tapa la boca como cuando alguien dice algo tierno. Está feliz. Berkeley se siente orgullosa de ella, en casa también y la isla le manda un guiño.

Las instituciones de gobierno en Jamaica destinan más el 70% del presupuesto anual a las pruebas de velocidad y la situación no cambiará un buen rato mientras produzcan a los esprintes más rápidos del mundo. “Estoy orgullosa de lo que he conseguido”, dice sobre el momento que acaba de vivir.

¿Te acuerdas Toni-Ann cuando te lesionaste los meniscos y tuviste que ir tres meses a terapia psicológica para sanar totalmente?... La gimnasta jamaiquina no tuvo ningún titubeo sobre sus capacidades. La Arena Olímpica no estuvo llena para observarla, ni siquiera a la mitad. Debutó en las series de la mañana y ella no es como el equipo de Estados Unidos que su impacto se mide en la enorme fila que hubo para entrar a la sesión vespertina. Pero qué importa. A veces, la historia se crea entre el anonimato de los demás.

En marzo pasado en el Campeonato de Gimnasia Pac12, la UCL la definió como una “rockstar”. Un día antes, la cuenta de Twitter de su universidad le dedicó una frase: “Tenemos el título en nuestras manos, gracias Toni-Ann”. No estará entre las mejores en Río, eso está claro, pero el olimpismo le ha otorgado el cariño de un país.

----

Ivan Pérez es Editor de deportes del periódico El Economista, fundador de Cámara Húngara y colaborador de Forbes México. Ganador del premio 50 años de la Copa Libertadores en la categoría de prensa escrita. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, Licenciado en Periodismo por el PART, becario del Programa Prensa y Democracia (Prende).

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Juegos Olímpicos

Más contenido de tu interés