null: nullpx
Juegos Olímpicos

A casi 100 años Paavo Nurmi sigue siendo el rey del atletismo de fondo

Llegó a establecer 22 récords mundiales y ganar 9 medallas de oro olímpicas.
27 Jul 2016 – 12:09 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Han pasado casi 100 años de la gloria olímpica alcanzada por el corredor Paavo Nurmi y nadie hasta estos días del Siglo XXI, se ha acercado al dominio aplastante que el apodado “Finlandés volador” logró sobre las distancias de fondo y medio fondo.

Durante su prolífica carrera dentro del atletismo Nurmi estableció récords prácticamente insuperables para cualquier ser humano, o por lo menos, pasarán siglos para que alguien aspire romperlos:

· Estableció 22 récords mundiales oficiales entre las distancias de 1,500 y 20 kilómetros.
· Participó en 3 ediciones de Juegos Olímpicos (Amberes 1920, París 1924 y Amsterdam 1928); 12 eventos diferentes donde ganó 9 medallas de oro y 3 de plata.
· Durante 121 carreras consecutivas se mantuvo invicto en la distancia de los 800 metros.
· En 14 años de trayectoria como atleta nunca perdió una carrera cross country y tampoco de 10,000 metros.

EL ORIGEN

Paavo Nurmi nació el 13 de junio de 1897 en Turku, Finlandia. Su familia perteneció a la clase trabajadora, sus padres y 4 hermanos vivieron en un departamento de 40 metros cuadrados, lugar donde siguió habitando ya como estrella del atletismo y ganador de preseas olímpicas doradas. Abandonó su hogar hasta 1932.

Siempre fue un estudiante talentoso pero tuvo que sacrificar la formación académica para trabajar y sostener a su familia, sobre todo a partir de 1910 cuando su padre murió. Apenas a los 11 años de edad descubrió la influencia y admiración que le causaba observar al corredor inglés Alfred Shrubb, 4 veces campeón internacional de cross country y poseedor de 28 récords mundiales en carreras de fondo y medio fondo.

Desde pequeño le gustó correr largas distancias, solamente para ir a nadar con sus amigos y regresar de la misma forma, corriendo. A los 11 años ya corría los 1,500 metros y lo hacía en tiempo de 5 minutos y 2 segundos. A los 15 años de edad su interés por el atletismo era enorme, para entonces admiraba a su compatriota Hannes Kolehmainen, ganador de 4 medallas de oro olímpicas, 3 de ellas en los Juegos de Estocolmo 1912, el primer gran héroe finlandés del atletismo de fondo. Kolehmainen abrió el camino para su sucesor, Paavo Nurmi. Años después, Kolehmainen y Nurmi fueron parte del encendido de la llama olímpica en los Juegos de Helsinki en 1952.

Cuando hizo su servicio militar convirtió sus años de reclutamiento en un intenso entrenamiento que le sirvió para las futuras competencias internacionales, no sin antes pasar por algunos problemas con sus oficiales, sobre todo porque en lugar de marchar con sus compañeros, corría y los dejaba atrás, con fusil al hombro y una mochila llena de arena.

Siempre se negó a tomar juramento de soldado, se mantuvo políticamente pasivo durante la guerra civil de Finlandia en 1918. Prefirió mantener el entrenamiento mediante métodos que él mismo inventaba como: Correr detrás de los trenes, algunas veces aferrado a la defensa trasera estirando su paso lo más posible, correr con botas pesadas del ejército con el fin de fortalecer sus piernas. Poco a poco mejoraba sus marcas personales y era tomado en cuenta para el equipo olímpico de atletismo.

AMBERES 1920

Su debut olímpico se produjo en Amberes 1920, los Juegos celebrados en la localidad de Bélgica donde ganó los 10,000 metros y el cross country, tanto individual como por equipos, fueron 3 preseas de oro. Solo se le escapó los 5,000 metros donde se quedó con la plata.

El tiempo entre Juegos Olímpicos, llamado olimpiadas, era para Paavo Nurmi la oportunidad de sumar y sumar victorias y récords mundiales. Un logro admirable fue el que consiguió en 1923 cuando se convirtió en la primera y, hasta ahora en pleno Siglo XXI, única persona que tiene en su poder las marcas mundiales en la Milla, 5,000 y 10,000 metros al mismo tiempo. Con esos logros se presentó en la siguiente edición de Juegos Olímpicos, París 1924.

PARÍS 1924

La cita olímpica en la capital francesa fueron los Juegos de Paavo Nurmi. A pesar de que se recuperaba de una rodilla lesionada, ganó 5 medallas de oro, se impuso en todas las carreras donde participó. Se llevó la victoria en los 1,500, 5,000 metros, cross country individual y por equipos, así como los 3,000 metros por equipos. Pero no era suficiente para Nurmi, quería participar en los 10,000 metros pero las autoridades de la delegación finlandesa no se lo permitieron.

No tenía mucha oposición en las competencias y en estas condiciones suele ocurrir que el rival más peligroso es uno mismo. En 1925 hizo una extensa gira por Estados Unidos donde las victorias no fueron tan fáciles. Terminó exhausto y su motivación empezó a dar señales de flaqueza. También influyeron las lesiones.

AMSTERDAM 1928

Con tal estado de ánimo su condición no fue tan buena en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928 como la que presentó 4 años antes. De cualquier forma seguía siendo una súper estrella del atletismo, que todavía tenía misiones por cumplir, como recuperar el trono olímpico en los 10,000 metros, objetivo que consiguió, de hecho fue la única presea dorada en los Juegos celebrados en Holanda. También se llevó dos de plata en las pruebas de 5,000 metros y 3,000 metros steeplechase.


Paavo Nurmi no estuvo alejado de la polémica. Si bien su carrera deportiva fue ejemplar, las sospechas sobre su condición de amateur crecieron al final de sus años como atleta. Cobrar por correr, fue una conducta que abiertamente nunca aceptó. Era la época donde se seguía al píe de la letra la carta olímpica sobre las circunstancias de los atletas en Juegos Olímpicos, todos obligados al amateurismo, participar sin dinero de por medio. La Federación Internacional de Atletismo determinó suspenderlo por las sospechas de cobrar por correr. Esto evitó que concluyera su carrera olímpica como lo había hecho su héroe deportivo, Hannes Kolehmainen quien ganó el oro en la maratón de Amberes 1920. Nurmi pretendía ganar la maratón en Los Angeles 1932 pero el castigo procedió.

EL RETIRO Y LA LEYENDA

Una vez retirado del atletismo se dedicó a entrenar a jóvenes corredores finlandeses, recaudó fondos para su país durante la llamada Guerra de Invierno en Finlandia, estableció una mercería, se metió en la industria de la construcción, invirtió en la bolsa y eventualmente se convirtió en una de las personas más ricas de Finlandia.

Su récord de 9 medallas de oro olímpicas fue empatado hasta 1964 por la gimnasta soviética Larisa Latynina, en 1972 por el nadador norteamericano Mark Spitz, en 1996 por el velocista norteamericano Carl Lewis y roto hasta 2008 por el nadador norteamericano Michael Phelps.

Paavo Nurmi murió el 2 de octubre de 1973 en Helsinki a la edad de 76 años. Si bien varios de sus récords tardaron medio siglo en ser superados, se le recuerda por su excelente técnica para correr, él nunca fue muy abierto a demostrar su forma de entrenamiento pero el legado quedó claro para futuras estrellas de atletismo de fondo.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Juegos OlímpicosAtletismo

Más contenido de tu interés