¿Viacrucis catalán? El problema del Barcelona para viajar en Champions