Una carrera de pollos para definir al ganador del Clásico