null: nullpx
UEFA

Bienvenidos a Dinamarca, donde todos podemos ser futbolistas profesionales

En la Superliga hay lugar para profesionales y amateurs, hombres y mujeres, jóvenes y viejos.
23 Nov 2016 – 10:03 PM EST

Dinamarca es un pequeño país situado justo arriba de Alemania con una población tan numerosa como la de Uruguay o de Costa Rica. Por ello, su liga de fútbol casi no es profesional. Bueno, es profesional; sólo que también tiene jugadores amateurs. Semiprofesional, digamos entonces. En esta nación, cualquiera puede ser futbolista o entrenador de competición oficial.

En específico, la primera división es completamente profesional mientras la segunda división mezcla profesionales con amateurs. Todo comenzó en 1991 cuando la División Uno fue remplazada por la Superliga danesa en el intento decisivo por profesionalizar la práctica del balompié como en el resto de Europa y varios países de América Latina. Inicialmente eran diez equipos que posteriormente fueron ampliados a 12 y luego a 14. Con tan pocos clubes, la segunda división debió pues aceptar jugadores profesionales y algunos otros no tanto.

Jakob Michelsen es conocido en el fútbol danés como ‘El Mini-Mourinho’. Fue en un artículo escrito por el periodista inglés Rory Smith que su particular historia se conoció fuera de Dinamarca: jamás jugó fútbol profesionalmente ni se hizo siquiera ilusiones con lograrlo. En cambio, empezó a entrenar escuadras juveniles desde que tenía 18 años (mientras estudiaba para convertirse en maestro) y a los 28 finalmente comenzó a dirigir profesionalmente… al cuadro femenil del club IK Skovbakken.

Tras ganar la Copa Danesa de Mujeres, al ‘Mini-Mourinho’ le dieron las riendas del cuadro varonil del Skovbakken. El año pasado comenzó a entrenar al muy pobre SonderjyskE y a punto estuvo de ganarle el título al gigante danés FC Copenhague. Según Smith, el presupuesto del Copenhague asciende a 25 millones de dólares por los 2.5 millones del SonderjyskE: incluso el poderoso Copenhague, Løverne (‘Los Leones’, en danés), tiene menos recursos para fichar y pagar salarios que varios clubes de la MLS, de la Liga MX o de la Serie A de Brasil.


La humildad de la Superliga es lo que explica que en ella haya oportunidades para todos: varios de sus 14 clubes cuentan con entrenadores cuyas historias se parecen a la del mismo Michelsen. ‘Siempre digo que tener un gran apellido o uno chico sólo te da cinco minutos’, le dijo Mini-Mou a Smith, ‘ya en el campo, si tú no sabes de fútbol los jugadores se dan cuenta. Cuando te llega la ocasión tienes la misma oportunidad que todos los demás: cinco o diez minutos para que la gente pueda ver si tienes lo necesario’.

La equidad de chances para cualquiera también puede explicarse en la juventud de los equipos. Los Løverne, que comparten grupo de Champions League con el Porto de los mexicanos y el Leicester City de la Premier, fueron fundados también en 1991. Surgieron de la fusión entre dos clubes de tres que solía tener la capital de Dinamarca. El tercero, el Brøndby, rechazó fusionarse con los otros dos que acabaron formando al FC Copenhague. Así pues el clásico del fútbol danés enfrenta al céntrico Copenhague contra el Brøndby de las afueras de la ciudad.

En Dinamarca las puertas están abiertas para todos. Profesionales y amateurs, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Eso sí, estas puertas se abren sólo cinco o diez minutos para que la gente pueda demostrar si tiene lo necesario.

RELACIONADOS:UEFA

Más contenido de tu interés