null: nullpx
Napoli

El Napoli: la tragedia griega y la resurrección del club

El nuevo club de Hirving Lozano tuvo su era de grandeza, su caída y renacimiento.
21 Ago 2019 – 7:22 AM EDT

El Napoli, el club que se encumbró a lo más alto de Italia en la segunda mitad de los años ochenta, bien puede ser la historia de una tragedia griega en estado puro.

El prólogo: un club pequeño de una ciudad pequeña, sin un título de Liga, pero con -entonces- 58 años de existencia, no había logrado más que un par de subcampeonatos en el Calcio. Nada del otro mundo.

El canto de entrada: Diego Armando Maradona arriba al Napoli procedente del Barcelona, donde tuvo un paso discreto en comparación con la expectativa que generó, pero el título mundial de Argentina en 1986 fue el primer aviso de que esa apuesta sería muy provechosa para el club.

Y así fue.

Episodio 1: el primer Scudetto. Con Maradona al frente, el Napoli conquistó su primer título de la Liga en la temporada 1986-87 y su tercero de la Coppa Italia para amarrar el doblete. La insurrección del subyugado sur de Italia contra el poderoso norte ha empezado.

Episodio 2: en la temporada 1988-89, el Napoli inscribió su nombre en la historia internacional con la conquista de la Copa UEFA -hoy Europa League- al vencer al Stuttgart en una Final que se jugó a partidos de ida y vuelta, por global de 5-4.

Episodio 3: un año después, los azzurri volvieron a conquistar el Scudetto a costa del Milan de Arrigo Sacchi, que ese año conquistó la Copa de Europa -hoy Champions League-.

Episodio 4: el héroe convertido a villano. Con Maradona en la cancha, Argentina eliminó a Italia del Mundial de 1990 en pleno San Paolo, en una dramática serie de penales. El ídolo volvió a ganar en la cancha donde se convirtió en leyenda, pero esta vez en contra de su afición.

El éxodo: Maradona fue hallado positivo en un control antidopaje por cocaína el 17 de marzo de 1991, tras un partido ante el Bari. El "10" fue suspendido 15 meses y nunca más volvió a jugar para el Napoli. Desde entonces, ni el jugador ni el club volvieron a recuperar su grandeza.

No solo eso: durante esa década el club volvió a las penumbras. Descendió por primera vez en su historia a la Serie B en 1998, volvió en 2000, pero solo para durar un año en el máximo circuito.

Para 2003, el Napoli cayó a la serie C1 y un año después desapareció por bancarrota.

Si la historia del equipo ya era digna de escribirse bajo los cánones de la tragedia griega, tuvo que ser una especie de dramaturgo contemporáneo el que lo rescatara.

El cineasta Aurelio De Laurentiis compró al club en agosto de 2004 por 40 millones de euros con el fin de regresarlo a la Serie A.

Pero si algo entendió bien el productor cinematográfico fue que tenía que reconciliar al presente con el pasado del club y por eso invitó a Diego Armando Maradona a regresar a San Paolo. El argentino no había vuelto desde su dopaje y el recibimiento de su público dejó muy claro que todo estaba perdonado: la eliminación de Italia en el Mundial de 1990 y el consumo de sustancias prohibidas del año siguiente eran poca cosa contra la manera en la que su eterno "10" puso al equipo al nivel de los grandes clubes del país.

Napoli tardó dos años en llegar a la Serie B y uno más para volver a la primera división. Los azzurri no solo se volvieron un equipo competitivo. En esta nueva era, por sus filas han pasado estrellas como Edinson Cavani, Ezequiel Lavezzi, Mark Hamsik, Gonzalo Higuaín y Pepe Reina.

Le ha costado, pero ha vuelto a ser protagonista del Calcio, aunque aún sin el Scudetto. En la era de De Laurentiis, ha conquistado la Coppa Italia en 2012 y 2014, pero también tiene cuatro subcampeonatos en las últimas seis temporadas.

Hace 15 años, el hoy propietario presidente del club pagó 40 millones de euros por él; ahora, invirtió 42 millones solo en el fichaje de Hirving Lozano y está dispuesto a pagar otros 65 millones por Mauro Icardi.

El título de la Liga es el único pendiente que le queda al Napoli para reivindicarse por completo con su historia.

Más contenido de tu interés