Santi Giménez es consolado por Henry Martín y Luis Chávez