Memo Rodríguez humilla a la defensa y con un mágico derechazo empata el marcador