Mauro Manotas saca el pecho, literalmente, para anotar el primero de Houston