null: nullpx
México

Guillermo Ochoa, un adicto al sufrimiento

El portero mexicano dejó al América en el 2011 y desde ese momento se ha desempeñado en equipos de media tabla hacía abajo.
1 Oct 2016 – 12:07 PM EDT

Guillermo Ochoa no la pasa bien en España con el Granada , recientemente los errores le han acompañado y no lo sueltan, el arquero es un adicto al dolor. Cuando era estrella del América, con los reflectores encima, el portero dejó el nido en el 2011 con un buen salario y fama, claro está en medio del famoso tema del clembuterol, para irse al modesto Ajaccio de Francia, donde lucía por la endeble defensa con la que contaba, un equipo que peleaba por el descenso.


Parecía que era la mejor opción en su carrera, el primer portero mexicano en militar en el fútbol francés, con buenas actuaciones, atajandole a figuras del PSG ... pero no pudo escalar a un equipo más importante en la liga; cumplió a cabalidad con el contrato. Cuando llegó el Mundial de Brasil 2014, Ochoa fue uno de los tres mejores del torneo y se especuló con su fichaje a equipos ‘grandes’, Liverpool, Juventus y algunos más tenían posibilidades de quedarse con el cancerbero, pero ‘Paco


Memo’ eligió al Málaga, nuevamente un equipo modesto , sin los reflectores ni la presión mediática. Inicialmente Ochoa sería el titular pero una mala actuación en pretemporada lo estigmatizo y a la postre lo relegó a la suplencia y a la sombra de Carlos Kameni, quien estuvo dispuesto a reducir su salario con tal de cuidar el arco del Mallorca; algunos minutos en Copa del Rey y sin la confianza necesaria para sobresalir, fueron motivos suficientes para que el mexicano dejara la institución.


El Granada ha creído en Francisco Guillermo y le ha dado la responsabilidad de su portería, nuevamente un equipo pequeño en la Liga que pelea por el descenso y que ya es último en el torneo, Ochoa no anda fino en un momento en el que los errores le pueden costar caro. Si es que la suerte existe en el deporte, Ochoa no la ha encontrado, su penar por los equipos europeos se ha visto reflejado en selección mexicana en más de una ocasión. En el Mundial de 2010, Javier Aguirre no confió en sus cualidades y lo sentó ante la veteranía de Oscar Pérez, seis años después quedó estigmatizado por el 7-0 que Chile le propinó a México en la Copa América Centenario, ahora ha perdido la confianza de Juan Carlos Osorio.


El camino rumbo a Rusia aún es largo, Ochoa tiene los argumentos necesarios, ya lo ha demostrado anteriormente, pero necesita urgentemente recuperar el nivel que lo encumbró como ídolo del América y sorpresa de México en el 2014.

RELACIONADOS:MéxicoAmérica

Más contenido de tu interés