Borgetti: “No es que a México no le guste Columbus, es lo que provoca para Estados Unidos”