null: nullpx
Monterrey

‘ZelaRayaron’ y con Gignac histórico en el Clásico Regio

Con goles del francés y Zelarayán, Tigres se lleva el Clásico Regio y rompe sequía de triunfos.
29 Sep 2019 – 10:07 PM EDT

Ganó quien mejor entendió que el Clásico Regio se respeta al jugarlo como se anticipa en la semana previa, se lo llevó el de las ganas, tan altas como Topo Chico y tan imponentes como la Sierra Madre; Tigres obtuvo un triunfo vital de 2-1 en el Clásico Regio 123 ante unos Rayados que lucen más grises que albiazules.

Gignac es histórico, los felinos por fin levantaron los brazos y Ferretti tiene oxígeno: juego, set y partido regio, aunque no todo fue lucidor para los visitantes.

Un desasosiego tan impactante como el Parque Fundidora, el primer tiempo apenas si sirvió para que ambas escuadras se acomodaran para estirar las piernas en el gigante de acero y nada más. La inoperancia en el medio campo es quizás el punto que más incomoda tanto a Diego Alonso como a Ricardo Ferretti sin importar el talento (y los millones) acumulados en ese sector.

Rafael Carioca estuvo dinámico en la recuperación y Maxi Meza decidía sus recorridos entre un mar de camisas amarillas. Solo un par de caídas en el área de Avilés Hurtado fueron capaces de despertar a los fanáticos locales.

Un cabezazo de Gignac cortado por la zaga y un tiro de volea de Celso Ortiz prometían cosas mejores para el complemento. Ferretti se cansó de los recorridos estériles de Jürgen Damm e ingresó a Jorge Torres Nilo, ¿mesa servida para un banquete? No necesariamente; pero ¿qué tal Lucas Zelarayán? Con el argentino, ingresado por Enner Valencia, la cosa cambió.

Un centro por derecha agarró al portero Marcelo Barovero lo suficientemente distraído como para perderse en el Paseo Santa Lucía, rebotó la pelota que culminó en los pies de Zelarayán quien aprovechó el regio regalo para marcar a los 68’.

Adiós mezquindad, esto era un clásico, y así lo entendió la afición que coreó el “Dale Rayados” para que, ipso facto, Funes Mori tuviera en sus pies el empate,

Janssen recién ingresado y amonestado, Avilés Hurtado lesionado y abucheado, Diego Alonso restó dos metros de pasto a su zona técnica y la desesperación llegó a los 44,972 aficionados en el estadio: ¿podía salir algo peor? La respuesta casi siempre es afirmativa cuando existe un jugador como André Pierre Gignac.

El francés remató de cabeza un tiro de esquina para poner el segundo tanto universitario a los 83’ y, de paso, igualar a Walter Gaitán y Claudio Núñez como máximos anotadores históricos del conjunto felino.

Monterrey sufre en el partido en el que menos debía sufrir y Tigres rompió su sequía sin ganar de seis partidos justo en el momento exacto. La Sultana del Norte es otra vez amarilla, desde Apodaca hasta Santa Catarina.

Tigres gana después de un mes y medio sin triunfo en Liga MX

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MonterreyTigres

Más contenido de tu interés