Una nueva administración: Orlegi se convirtió en el dueño del Atlas