null: nullpx

Opinión | Ricardo Peláez o Joaquín Beltrán, la contratación que a Cruz Azul le falta realizar

Ambos personajes aparecen como rumores para llegar a la Máquina en caso que Eduardo de la Torre salga de la institución.
4 Abr 2018 – 5:47 PM EDT

Es un simple rumor, pero donde río suena es porque agua lleva. La continuidad de Eduardo de la Torre en Cruz Azul está en entredicho a partir de la siguiente temporada.

Nombres empiezan a rondar La Noria. Desde Carlos López, exNecaxa, pasando por Joaquín Beltrán hasta llegar a Ricardo Peláez.

Es innegable que Cruz Azul requiere una planeación casi milimétrica de cara al siguiente torneo. La Máquina debe dejar de comprar a diestra y siniestra cada seis meses para dar puerta a futbolistas que nunca debieron llegar al equipo.

Ahí, la figura de Ricardo Peláez y Joaquín Beltrán saltan como extraordinarias opciones para el equipo; con todo respeto, mucho más interesantes que la de Carlos López.

Peláez es el alma del deseo de media Liga MX. ¿Qué equipo mexicano no desearía tener al que ha sido el mejor directivo azteca de los últimos años? Si Víctor Manuel Vucetich es el 'Rey Midas' de los banquillos, Ricardo Peláez no se queda atrás pero entre las personas de pantalón largo.

Junto a Miguel Herrera, Peláez modificó una inercia de torneos y torneos donde el América despilfarraba dinero sin encontrar una base de trabajo que llevara al éxito. Con él en la inteligencia deportiva, las Águilas tuvieron uno de los lustros más interesantes de su historia.


A Cruz Azul le hace falta un trabajo similar al que se realizó en América. Milimétrico en la toma de decisiones para armar una base de trabajo correcta que incluya a un entrenador y una plantilla competitiva y ganadora. Si hay un directivo ideal para la Máquina, ese es el hombre que un día ayudó a quitarle el título en la última final que jugó.

Pero si la opción no llega a buen puerto, el nombre de Joaquín Beltrán no es para nada despreciable, todo lo contrario. Una persona que como futbolista fue honorable y decente, trabajador y triunfador; que además, conoce bien a la institución, que padeció los fantasmas que hoy siguen vivos en La Noria.

Al aficionado celeste le daría tranquilidad tener a una persona con ética como lo es Joaquín Beltrán. Un hombre que comprende de procesos y de trabajo, que seguramente intentaría inyectar en el Cruz Azul.

La personalidad de ambos directivos ayudará a Cruz Azul a planear como se debe. Si no, seguirán llegando técnicos, derrochando dinero en compra de futbolistas inútiles que no valen lo que la institución invierte y peor aún, un club que no tiene identidad, ni de juego ni de nada.

Si los rumores son ciertos, parece que al fin podrían venir buenos tiempos. Nunca construyas una mansión si las bases están llenas de fango. Ya es hora para Cruz Azul que entiendan que comprando y comprando no se obtienen títulos.


Publicidad