Por una auténtica hazaña: la historia está totalmente en contra de América