Cota se queda a medio camino y Bou hace el global un poco más decoroso