null: nullpx
Opinión Deportes

Antonio Nelli | Segunda prueba para directiva rayada

En el caso de Rayados con Diego Alonso creo que sí se equivocaron de inicio.
2 Oct 2019 – 1:15 PM EDT

Lo más fácil, aunque a veces parece lo más difícil, es despedir a un técnico. La verdadera complejidad radica en saber elegir al sucesor porque equivocarte dos veces seguidas resultaría catastrófico.

Cuando una directiva selecciona a un DT para su equipo en teoría hace un análisis a conciencia de las características y trayectoria del entrenador para asegurar que coincida con los objetivos de la institución y las condiciones del plantel que va a recibir e incluso que haya comunión entre ambas partes para elegir a los futuros refuerzos.

No siempre que al entrenador le va mal en resultados quiere decir que la elección de los dirigentes fue errónea. El fútbol no tiene palabra de honor y los “siempre” y los “nunca” difícilmente aplican.

En el caso de Rayados con Diego Alonso creo que sí se equivocaron de inicio. El hombre no tenía las credenciales para hacerse cargo de un plantel como el de Monterrey y para manejar la presión que implica esa banca. Ese riesgo lo corrió la directiva y todavía no entiendo por qué.

Que le pudo haber ido bien y de hecho estuvo muy cerca del éxito deportivo, incluida una final de Concachampions, definitivamente que sí. Pero una cosa es dar una campanada una vez y otra muy diferente sostenerse permanentemente en el éxito.

Su manejo táctico dejó mucho que desear y sus constantes cambios de alineación luego de más de un año de trabajo reflejaban la gran cantidad de dudas que siempre tuvo para armar su equipo. De la idea futbolística ya ni hablamos porque nunca existió.

Ahora tendrán los dirigentes Rayados que volver a elegir un entrenador y como decía al principio no te puedes equivocar dos veces seguidas. Espero que tengan claro el tipo de plantel con el que cuentan y elijan a un entrenador que pueda adaptar su idea a los jugadores que recibirá.

Ojalá no caigan en los interinatos baratos y prolongados para ahorrarse dinero o para tener tiempo de negociar con 'uno bueno'. Si al interior del equipo con todas las señales de alarma que se prendieron en los últimos meses no tienen diseñado un plan B con fundamentos y sin improvisaciones, entonces ya no sé qué decir.

En el fútbol por muy fiel y leal que le seas a tu entrenador actual no puedes dejar de tener opciones sobre la mesa, la improvisación es el peor ambiente para que un directivo se mueva sobre todo cuando se trata de un equipo de tantos millones de dólares en jugadores.

Aquí vamos a saber la verdadera capacidad de esta dirigencia. La primera prueba no fue superada, ahora viene la segunda y definitiva porque si fallan entonces creo que se tendrán que ir ellos también.

RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés