Ángel Mena negó que se relajaran, aunque aceptó que intentaron ‘adormecer’ el juego