null: nullpx
Celta de Vigo

Néstor Araujo 'capeó el temporal' del Sevilla en victoria del Celta de Vigo

Con el mexicano los 90, la escuadra gallega salió de zona de descenso a segunda cortando racha de cinco derrotas en fila.
2 Feb 2019 – 4:42 PM EST

En fotos: el respiro del Celta de Vigo tras su victoria sobre el Sevilla

Loading
Cargando galería

En un duelo entre dos entrenadores que han perdido la brújula, el Celta de Miguel Cardoso venció apuradamente al Sevilla de Pablo Machín.

Apremiados por el descenso, los gallegos saltaron al césped con cautela y precaución guiados por una zaga formada por el mexicano Néstor Araujo y el argentino Hugo Cabral. Desesperados por haber perdido gas en la parte alta de La Liga, los andaluces alinearon con delanteros como Franco Vázquez, André Silva y Wissam Ben Yedder.

Sin embargo, el primer tiempo transcurrió casi sin ocasiones claras. El único capaz de haber abierto el marcador fue el extremo marroquí celtiña Sofiane Boufal, quien a los 43 minutos enganchó hacia adentro y remató al segundo palo del meta sevillista Tomás Vaclík.

En el complemento fue el Sevilla Fútbol Club el que probó la apertura del marcador. Un saque de meta a los 68 minutos fue tirado en largo. Silva peinó para habilitar a Ben Yedder, cuyo disparo pegó en el poste y se marchó fuera para fortuna de los dirigidos por Cardoso.

A la vista de los acontecimientos, la virtud del Celta fue preservar el cero en su portería pese a generar escaso peligro. Y es que un lanzamiento de córner a su favor resultó en un toque de Cabral que dejó el balón a merced del mediocampista turco Okay Yukuslu para el 1-0.

Los restantes 14 minutos fueron de resistencia para la escuadra de Araujo. El mexicano se vio seguro conteniendo la amenaza llamada Ben Yedder. Además, contó con la ayuda defensiva del capitán gallego Hugo Mallo.

Se trata de tres puntos que ponen al Celta con 24, a la espera de una combinación de resultados que en el mejor de los casos podría ponerlo en la plaza 15 de la tabla. La derrota para los de Machín implica resignar varias esperanzas y contentarse con el cuarto puesto.

RELACIONADOS:Celta de VigoSevilla

Más contenido de tu interés