null: nullpx

Cuando Lionel Messi y Cristiano Ronaldo opacan al campeón de América y Europa

La 'Era Messi-Cristiano', una historia en la que los dos cracks dejan en segundo plano lo que sucede a su alrededor.
10 Jul 2016 – 04:33 PM EDT

El fútbol mundial en su actualidad está dividido por lo que hace Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Es imposible comprender el panorama contemporáneo sin la existencia del uno y del otro, son un ying-yang, un rompecabezas que solo puede estar armado si todas las piezas están juntas.

Cuando Lionel Messi falló su penal en la final de la Copa América Centenario, toda la atención del resultado final se olvidó y el mundo se centró en el error del argentino. Cuando el planeta debía estar festejando a Chile como el monarca continental, las portadas de todos los diarios en el mundo se centraban en la decisión de la ‘Pulga’ por abandonar el combinado argentino.

Con la Copa América Centenario finalizada y con Lionel Messi como foco de atención, la Eurocopa de Francia iniciaba con el deseo de ver a Cristiano Ronaldo entrar en acción. Peleamos por ver quién es el mejor que el otro, así que en la espalda del portugués el mundo ansiaba ver si al menos, podía llegar a la final e igualar o superar a su rival.

El camino de la Eurocopa le dio un regalo a Portugal gracias a la medianía futbolístico que tuvo el equipo durante la fase de grupos. Un panorama que se antojaba despejado para que de la mano de Cristiano pudieran llegar a la final del torneo. Mientras el otro lado de la llave tenía a Francia, España, Italia, Alemania e Inglaterra, el equipo ibérico contaba con Polonia, Croacia y Bélgica como los rivales más duros.

Como sucede con Lionel, a Cristiano verlo apagado durante una seguidilla de juegos es imposible. Si a Messi le critican su ausencia en partidos importantes, a Ronaldo se le asume como un personaje encantado de aparecer en duelos de trascendencia. El problema de CR7 es que a diferencia de la ‘Pulga’, la selección de Portugal en un tema grupal está muy lejos de Argentina, así que no es sencillo verlo con el equipo de su país en finales continentales y mundiales.

Portugal avanzó y se dio lo esperado, su arribo a la final. En la previa, no era Portugal contra Francia, sino una lucha entre Cristiano vs. Griezmann; la final de Paris era la final de los ‘7’, y de quién de los dos saldría ganador para encabezar frente a Messi, la pelea por el próximo Balón de Oro. Y finalmente, en el imaginario del planeta, la duda de ver si Ronaldo podía ganar la final de la Euro, no por Portugal, sino por demostrar que el ‘Comandante’ si puede, y la ‘Pulga’ no.

Y entre ese mar de similitudes y comparaciones, llegó lo impensado. Una patada de Dimitri Payet sentenció la continuidad de Cristiano en la final. Tirado en el suelo, con las lágrimas en los ojos, recordamos el llanto de Lionel Messi tras su penal errado, y al igual que sucedió con aquel momento, comprendimos que la noticia de la gran final era la lesión del portugués, y no el nombre del equipo que quede campeón. Si Francia obtiene el título, la idea general será que lo hizo pero sin CR7 en el campo, y si Portugal obtiene el campeonato, será gracias al esfuerzo de los jugadores lusos por darle a una alegría a su ‘7’.

Vivimos en una era que es así. Uno no sobrevive si el otro, es imposible no compararlos e idealizarlos. Y es innegable que hoy por hoy, son lo más importante del fútbol, por encima de los intereses de sus equipos o de sus países, ellos siempre serán la portada.

RELACIONADOS:Eurocopa Cristiano RonaldoLionel MessiArgentinaFC Barcelona

Más contenido de tu interés