El clásico ante Chivas es un arma de dos filos para el América