El arrepentimiento de Javier Aguirre del Mundial 2002