null: nullpx

Opinión: La pelota unió lo que un muro pretende separar entre Estados Unidos y México

Más allá de las diferencias políticas, México y Estados Unidos se aliaron de la mano de Canadá para ganar la sede de 2026.
13 Jun 2018 – 01:06 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
TOPSHOT - The United 2026 bid (Canada-Mexico-US) officials Carlos Cordeiro (2nd L), president of the United States Football Association, president of the Mexican Football Association Decio de Maria Serrano (2nd R) and Steve Reed (L), president of the Canadian Soccer Association, react following the announcement that the United States, Mexico and Canada will host the 2026 World Cup during the 68th FIFA Congress at the Expocentre in Moscow on June 13, 2018. (Photo by Kirill KUDRYAVTSEV / AFP) (Photo credit should read KIRILL KUDRYAVTSEV/AFP/Getty Images) Crédito: Gettyimages

México tendrá el honor de organizar por tercera ocasión en su historia una Copa del Mundo, lo hará de forma conjunta con Estados Unidos y Canadá, una situación que además aligerará los gastos que pudieron recaer sobre los mexicanos. Estoy consciente que en el país hay demasiadas necesidades y el fútbol es lo menos importante de lo más importante, sin embargo, nadie puede negar que el Tri logra unificarnos.

Pero el ganar la sede de 2026 es digno de celebrarse porque se da en un contexto complicado en cuestión política, ya que la idea de la construcción de un muro que nos separe de los Estados Unidos persiste por parte del presidente Donald Trump, pero en esta ocasión la pelota ha salido victoriosa, porque lejos de separar, unificará a los países y será integral para las distintas naciones que participen.

Finalmente, Trump y Peña coincidieron en algo, los dos despertaron con una sonrisa y la satisfacción de un poco de alegría de su gente. Ojalá el balón sirviera también para coincidir en otros temas distintos y que la alianza brindara frutos para ambos lados.

En el 2026 habrá una fiesta mexicana y estadounidense, por primera ocasión muchas generaciones experimentarán lo que es ser anfitrión del Mundial, algo que vivieron padres y abuelos en 1970, 1986, y 1994; será un sentimiento común.

No sabemos cuánto pueda cambiar el mundo dentro de ocho años, pero cierto es que México y Estados Unidos tienen una oportunidad increíble de trascender en él fútbol en el año 2026, cuando ni Peña, ni Trump estén en el poder, pero si la alegría de los fanáticos que tendrán en casa a la Copa del Mundo.

“La pelota no se mancha”, aseguró Maradona cuando le tocó despedirse de las canchas, y hoy quedó reforzado, traspasó la idea de cualquier muro y mejor explicado por Decio de María, presidente de la Femexfut: “La pelota vuela y no hay barreras que la detengan” .


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Copa MundialMéxicoEstados UnidosMundial Rusia 2018

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés