null: nullpx
México

Hugo Sánchez, un peligroso espejo para el proceso de Juan Carlos Osorio

La realidad de Juan Carlos Osorio puede ser similar al de Hugo Sánchez. En el mundo, pesa más una derrota que 22 partidos consecutivos sin perder.
19 Jun 2016 – 10:22 AM EDT

Era el tiempo agregado del partido entre México y Paraguay por los cuartos de final de la Copa América de Venezuela. Omar Bravo corría al banco mexicano para abrazarse con Hugo Sánchez por el 6-0 con el que el Tri calificaba a las semifinales del torneo.

Aquella tarde soleada en el Monumental de Maturín, México viviría su última gran victoria en Copa América. Era sin duda, el momento más glorioso de Hugo Sánchez como entrenador del Tri.

El 'Pentapichichi' presionó duramente a Ricardo Lavolpe durante el proceso que inició en enero de 2003 y que finalizó con la eliminación ante Argentina en la Copa del Mundo de Alemania 2006. Hugo quería a la selección mexicana y con la carta del bicampeonato de Pumas en 2004 se convertía en el sucesor natural del argentino en el camino que acabaría en Sudáfrica 2010.

Hugo llevó a México a la final de Copa Oro en 2007, misma que perdió contra los Estados Unidos. La derrota caló hondo, pero en el fondo, no rompía la avalancha de derrotas que el Tri experimentaba ante la selección estadounidense comandada por Landon Donovan.

En Copa América, México tuvo una actuación que fue de más a menos con el punto más alto en aquella goleada ante Paraguay, y el más bajo con la eliminación de 4-0 frente a Argentina en las semifinales. El triunfo frente a Uruguay en el partido por el tercer y cuarto lugar dio crédito a un proceso que recién se iniciaba de la mano de Hugo.

Pero con la calma llegó la tormenta que desencadenó la salida de Hugo Sánchez del timón azteca. Una goleada de 5-1 ante Haití fue insuficiente para que México calificara a Beijing 2008 en un torneo preolímpico en el que el 'Penta' fue el entrenador del equipo.

El saldo de Hugo era muy favorable. Su efectividad en cuanto a triunfos superaba por completo el rubro de derrotas; aún así, en plena gira europea, una reunión de dueños desencadenó la salida del entrenador mexicano.

La realidad de Juan Carlos Osorio puede ser similar al de Hugo Sánchez. En el mundo, pesa más una derrota que 22 partidos consecutivos sin perder. En un mundo sin memoria, la estabilidad de un técnico la marca el presente y no el pasado.

RELACIONADOS:México

Más contenido de tu interés