Bannis aprovecha el remote para el 2-0, tras exquisito tiro libre que pega en el palo