¡Ceci salvadora! Manotazo de Santiago evita el daño emplumado