Sabor agridulce para Fernando Alonso en los entrenamientos libres del GP de Estados Unidos