Lewis Hamilton y Mercedes aprovechan su momento y lo reflejan en Monza