La Fórmula 1 pasó del calor del desierto al frío de Rusia