La Fórmula 1 llega a uno de los circuitos con más glamour de todo el campeonato