El nuevo camarógrafo de la F1: Will Smith