null: nullpx

A un mes de Sergey Kovalev vs 'Canelo' Álvarez

Este es el panorama del tricampeón mexicano a 30 días de la contienda en Las Vegas.
2 Oct 2019 – 7:34 AM EDT

A un mes de la que podría ser la pelea más complicada hasta ahora en su carrera, los fantasmas han salido de sus escondites para recordarle a Saúl 'Canelo' Álvarez un par de cosas: su delicada relación con Óscar de la Hoya, y la insistencia de fans y periodistas que le quieren ver en una tercera pelea con Gennady Golovkin.

Todo comenzó cuando se dio a conocer que la Federación Internacional de Boxeo (FIB) había tomado la decisión de despojar a Canelo de su cinturón al no poder concretar la defensa obligatoria ante Sergiy Derevyanchenko; todo eso a días de haber derrotado a Daniel Jacobs.

La bomba explotó porque, al parecer, Golden Boy tomó la decisión de no aceptar la contienda obligatoria sin haber consultado del todo, o tal vez en nada, al campeón mexicano.

Canelo recriminó en redes sociales, sutilmente, la forma en que Óscar de la Hoya y Eric Gomez manejaron la situación, pues aseguró que no teme a nadie y que está dispuesto a enfrentar a los mejores durante su carrera.

En su momento se habló de un inminente final a la relación entre Canelo y De la Hoya, hasta el punto de suponer que el mexicano no tadaría en promocionarse por sí solo, pues sin él, Golden Boy tiene muy poco o nada con qué competir en el mercaro boxístico con gigantes como PBC, Top Rank y Matchroom Boxing.

La incómoda trilogía con Golovkin

Luego de que Canelo oficializara su pelea con Sergey Kovalev, en busca del tetracampeonato del mundo (el cual debería llevar un asterísco, dado que el cetro obtenido ante Rocky Fielding en diciembre de 2018 fue un cinto "regular", mas no mundial), una parte de sus fanáticos, entre ellos periodistas, le aplaudió la decisión de subir dos divisiones (técnicamente una, pues ya había incursionado en las 168 libras) para desafiar al monarca ruso.

Sin embargo, así como hubo quien le celebrara también, hubo quien le recriminó y puso en la mesa el incómodo tema de la trilogía con Gennady Golovkin.

No es ningún secreto que cuando se menciona al kazajo, Canelo suele cambiar el semblante; quizás por hartazgo o quizás porque, en efecto, tiene cuentas pendientes, algo que demostrar todavía después de dos peleas muy cerradas.

La afrenta de Canelo en redes sociales con un periodista mexicano reavivió el debate del porqué Canelo y Golden Boy no quisieron levantar el teléfono y llamar a Golovkin para negociar la tercera pelea. Al no dar una explicación lógica, más allá del repetitivo y vacío discurso de los retos verdaderos, el mexicano y su equipo alimentaron la incertidumbre.

Golovkin peleará este sábado ante el rival que Canelo despreció o quiso evitar. El kazajo subirá al ring con la intención de hacerse del cetro mediano vacante de la FIB, ya que le da una pequeña esperanza de exigir la tercera contienda con el mexicano en el primer semestre del 2020.

Pero todo dependerá de qué tan bien salga librado Canelo de su próximo compromiso. Un nocaut en contra sería devastador. Un nocaut a favor podría encender la chispa del tercer combate.


Publicidad