null: nullpx
Wimbledon

Geo González | La mejor de la historia

Llegaba por la puerta de servicio a la cancha central de Wimbledon, pateaba algunos traseros y salía.
2 Sep 2019 – 3:48 PM EDT

Althea Gibson


1927-2003



“Ella llegaba por la puerta de servicio a la cancha central de Wimbledon, pateaba algunos traseros y salía por la puerta de servicio.”

Así describía una de las compañeras y rivales de quien fuera considerada la mejor atleta de la historia en los EstadosUunidos, Althea Gibson. La tenista que nació en una finca algodonera creció dominando a todos en el Harlem, jugando tenis, básquet, y cuanta actividad relacionada al deporte surgiera. Ganó no solo el respeto sino el apoyo del barrio, que juntó recursos para que Gibson ingresara a la academia de tenis, de ahí ya nada pudo detenerla.

Althea irrumpió tenística y racialmente en el llamado deporte blanco para ser la primera jugadora de raza negra en ganar un Grand Slam (Roland Garros, 1956) en singles y en dobles, haciendo pareja con Angela Buxton, judía.

“Una victoria de las minorías”, tituló un diario francés.

No hubo mujer más dominante en el tenis que Althea, pero lo que dominaba en aquella época eran sexismo y racismo. Las mujeres no cobraban por jugar tenis y a la raza negra no se le permitía entrar a vestidores, al comedor ni entrar por la puerta principal. En esas condiciones la atleta de 1.80 m triunfó en Wimbledon recibiendo de manos de la Reina Isabel II el Venus Rosewater Dish que inmortaliza a la campeona de Wimbledon para luego abandonar el club por la puerta trasera.

Ganó lo que ahora se conoce como el Abierto de los Estados Unidos las veces que quiso y hasta que pudo, ya que como ella dijo…
“es bello ser la reina del tenis, pero no me puedo comer mi corona”.

Saltó al profesionalismo, que en aquella época era solo exhibición y de menor calidad. Althea Gibson jugaba justo después del partido de los Harlem Globe Throters.

De ahí ingreso a la LPGA. El racismo era peor en el golf, no le permitían jugar muchos torneos y en los que jugaba debía cambiarse en el coche.

Althea, con un color distinto por fuera, pero la música y la fuerza por dentro, fue extraordinaria cantante, tocaba el saxofón, grabó un LP e hizo una película.

A finales de los años 80 sobrevivió a dos hemorragias y un infarto cerebral, pero quedó arruinada. Una carta de Angela Baxton al mundo del deporte consiguió un millón en respuestas.

El 28 de septiembre del 2003, con la salud muy deteriorada,Althea Gibson falleció a los 76 años.

“Yo no hubiera podido ser ni conseguir lo que logré si Althea Gibsnon no me hubiera abierto el camino", dijo Arthur Ashe, el tenista en cuyo honor lleva el nombre el estadio principal del USOPEN, el último Grand Slam del año, el más importante en los EEUU y que por fin en este 2019 saldó una deuda histórica homenajeando con un monumento a la gran Althea Gibson.

Angela Buxton en silla de ruedas jaló el listón para descubrir el monolito.

Match Point

· ·Fue la primera jugadora negra en ocupar portadas de Sports Ilustrated y New York Times

· ·Tuvieron que pasar 43 años para que otra atleta negra ganara Wimbledon: Serena Williams quien también dijo que sin Althea Gibson no estarían ahí.

· Althea Gibson está enterrada en New Jersey donde también hay una estatua de ella.


RELACIONADOS:WimbledonOpinión Deportes

Más contenido de tu interés