null: nullpx
Chicago Bulls

Jordan vs. Magic, el mejor partido de la historia sin público

Una historia fantástica del ‘Dream Team’ que terminó con la medalla de oro en Barcelona ‘92.
6 May 2020 – 08:11 AM EDT

El equipo de Michael Jordan se enfrentó al de ‘Magic’ Johnson en la preparación de su participación a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en el mejor partido de la historia del baloncesto y no tuvo público.

La historia del basquetbol en Juegos Olímpicos tiene un capítulo especial para el ‘Dream team’, el equipo de estrellas de la NBA que representó a Estados Unidos y que fue por lo menos, demoledor, espectacular y sobre todo, histórico, pues todos terminaron en el salón de la fama.

En la década de 1980 Larry Bird y Magic Johnson cambiaron el rumbo de la NBA por su rivalidad, esa que le dió un toque especial a la liga, ambos figuras de esos años que dentro y fuera de las duelas dieron color al deporte.

Pero Michael Jordan empezaba a inquietar a todos, amenazando con quitarles ese protagonismo a base de habilidad, y eso no iba a suceder tan fácilmente, dado que Earvin tenía un ego tan grande como su estatura y exigió mantenerse en su lugar.

Pero, ¿Cómo se dio ese fantástico partido?

El 21 de julio de 1992, cinco días antes de su debut en los Juegos Olímpicos, el ‘Equipo de ensueño’ se enfrentó a su último partido amistoso, enfrentó y venció a la quinteta de Francia con una victoria de 111-71, que a pesar de lo dominante, dejaba dudas, huecos a llenar y había que asegurarse que si se jugaba con los mejores de la NBA, debía quedar bien claro que ese era el mejor equipo del mundo.


Chuck Daly como entrenador decidió que se debía sacar aún más de los jugadores, exprimirlos para destacar esa idea y en el entrenamiento del día siguiente armó un duelo entre todos sus jugadores, un partido completo a cuatro cuartos.

Clyde Drexler y John Stockton no podían jugar porque estaban lesionados, pero armó las quintetas con Michael Jordan y Earvin Johnson como líderes pero en el equipo blanco del jugador que apenas llevaba dos campeonatos con los Chicago Bulls estaban Scottie Pippen, Larry Bird, Karl Malone y Patrick Ewing, mientras que con ‘Magic’ al equipo azul se sumaron Chris Mullin, Charles Barkley, Christian Laettner y David Robinson.

La orden era absoluta, “quiero que den todo lo que tengan” sentenció su entrenador. Todos respondieron, sobre todo porque entre Jordan y Johnson las cosas se fueron incluso al terreno personal.



Estaban en el gimnasio del estadio ‘Luis II’, donde el AS Mónaco FC tiene su sede, pero no había público alguno en las gradas, apenas un periodista pudo estar presente, Jack McCallum, quien después publicó en un libro la ‘pachanga’ que significó el juego.

El entrenador pidió a uno de sus colaboradores, Pete Skorich, quien trabajaba con los Detroit Pistons, que grabara el partido para su uso personal de estudio y poder sacar lo mejor de cada uno y el cassette de ese video estuvo perdido muchos años en su casa, hasta que McCallum, investigando para el libro ‘Dream Team’, se lo pidió y eventualmente la NBA reclamó los derechos del material por su invaluable aportación a la historia.

A jordan se le preguntó cuál había sido el mejor partido de su carrera y respondió sin dudar que ese, “Fue el mejor partido en el que participé, sin entrenadores aunque si un árbitro que apenas pitaba” dijo.

“Tenías a diez Hall of famers jugando entre ellos, la forma de competir, el deseo, el ‘trash talking’ todas las cosas bellas del juego estuvieron reflejadas en un solo partido”. recordó Michael Jordan.

Pero del otro lado de la duela había un rival, Earvin Johnson

“Michael Jordan arrancó y fue a buscar a todos y les dijo: ‘esto les voy a hacer’ recordó Magic y soltó un tiro largo en esa increíble suspensión en el aire y… ¡Es bueno! tras lo cual Michael exclamó ‘¿Qué les dije?’

Eso naturalmente quemaba en el ego del jugador de los Lakers, “y dije entonces, ‘ no Clyde, ¡Más vale que se la devuelvas!”.

En la emoción de recordar el episodio, continuó: “Charles Barkley dijo ‘Quiero ir por Karl Malone ahora, y fue por él, se suspendió en el aire y... ¡El tiro fue bueno! y entonces dije, ‘oh, Karl, mas vale que se lo devuelvas, ve ahí y devuélvesela”.

Cuando Malone fue a tomar el balón y disparó para encestar, también se metió en la dinámica diciendo “No eres nada, Barkley, no eres nada”.

Magic no tardó en hacer lo suyo y fue el toma y daca de retos verbales entre todos, especialmente entre Jordan y Johnson.

‘MJ’ recordó “Su energía era realmente alta, Vio la oportunidad para probarse a sí mismo y poder decir, ‘Miren, aún sigo siendo Magic Johnson y sigo dominando este juego”.

Obviamente no se necesitaba mucho para ‘picar’ a Michael Jordan. Scottie Pippen lo sabía, “Michael tenía esa mirada y sabes al verla que debes darle el balón y hacerte a un lado”.

A pesar de que era un duelo de cinco contra cinco, en la duela se notaba que era un asunto más generacional, Magic contra Jordan, el primero dudaba sobre ceder su lugar como lo más alto de la montaña, el segundo siendo él mismo gritaba con sus acciones que ahora él estaba ahí.

Cuando Daly se dio cuenta de que la competitividad se había subido a ese punto, quiso terminar el entrenamiento, pero Johnson no lo permitió porque iban perdiendo, al final, el resultado no le favoreció… y le dolió.

Pero a pesar de todo, Magic también tuvo el valor de reconocer que que había un nuevo paisaje en el basquetbol y que había cambiado para siempre.

Magic Johnson no pudo menos que reír a carcajadas al recordarlo, “Larry Bird y yo estábamos platicando y Michael Jordan se acercó y dijo ‘Hay un nuevo comisario en el pueblo’” Magic rió de buena gana y resaltó, “nos codeamos como diciendo, ‘bueno, pues tampoco está mintiendo”.

1992, un gran año para Michael Jordan

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés