Tyreek Hill y Davante Adams tienen este juego cerrado en Miami