¡Golpe avisa! Sam Howell arriesga el físico pero entra trotando a las diagonales