Cincinnati, una de las grandes decepciones de la campaña