null: nullpx

Opinión: La Papidependencia de Boston

David Ortiz se quedará sin contrato al final de la campaña, y justo en el momento que se ausentó de la alineación patirroja, su valor para el equipo se incrementó de manera exponencial.  
23 Ago 2011 – 07:02 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

David Ortiz se quedará sin contrato al final de la campaña, y justo en el momento que se ausentó de la alineación patirroja, su valor para el equipo se incrementó de manera exponencial.

El famoso ‘Big Papi’ jugó su último partido ante los Marineros de Seattle el 14 de agosto, en la derrota de Medias Rojas por 5-3. Desde entonces, Ortiz se ha mantenido en la lista de lesionados por culpa de una bursitis en su talón derecho.

En esos ocho partidos, Boston tiene una marca de 4-4, lo que le costó el liderato del Este de la Americana, a manos de sus archirrivales Yankees. Fue precisamente ante los del Bronx que Ortiz destacó cuando los patirrojos ganaron dos de los tres partidos jugados en Fenway Park. Días después, Ortiz contribuiría en las 2 victorias consecutivas ante Minnesota.

No es solo la producción ofensiva del ‘Big Papi’ lo que se extraña en Boston (ha bateado para .300 con 24 cuadrangulares y 79 remolcadas esta temporada), sino también la amenaza que representa en el orden al bat.

Los lanzadores no dudan tanto en lanzar alrededor de Adrián González (tercero en el orden) o Kevin Youkilis (cuarto), si en el quinto lugar del orden se enfrentarán a alguien en teoría menos peligroso. El orden al bat de Boston pierde velocidad al llegar al ‘Titán’ y Youkilis, así que forzar ‘double plays’ o evitar robos de base resulta un poco más sencillo.

Las opciones de Medias Rojas en los playoffs y una eventual Serie Mundial disminuirían terriblemente sin Ortiz, especialmente pensando en el pitcheo al que tendrían que enfrentarse por parte de la Liga Nacional, y él se ha cansado de demostrarlo.

Ortiz tiene un salario de U$12.5 millones esta temporada, y Theo Epstein ha dicho ya que Ortiz es importante para la institución y que platicarían con él al terminar la temporada. A sus 35 años, ya no es un jovencito, pero como bateador designado puede rendir, al menos, un par de temporadas a gran nivel y seguir siendo la figura de la franquicia.

Equipos como Yankees y Rangers comienzan a considerar la posibilidad de que ‘Big Papi’ llegue al mercado, algo que Boston no puede darse el lujo de permitir, pues bateadores de su calibre no son fáciles de encontrar.

Twitter: @austinspada

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MLB

Más contenido de tu interés