null: nullpx
Deportes

Para ver el debate sin perderse el Monday Night Football

Esta noche, el gran público tendrá que decidir que entre ver el football o el primer debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump.
26 Sep 2016 – 07:54 PM EDT

Aunque el Falcons contra Saints de esta noche arranca media hora antes que el debate presidencial, la duración programada de 90 minutos para el primer careo entre Hillary Clinton y Donald Trump en Hempstead, Nueva York, hará a varios entrar en un dilema; o al menos cambiar de canales una y otra vez para intentar no perderse ambos eventos. “Una de las noches más extrañas de la televisión estadounidense”, comenta al respecto el Wall Street Journal.

El dilema enfrenta a la afición al fútbol americano contra la necesidad de estar informado. Pese a que Atlanta registra una victoria y un empate mientras Nueva Orleans ha perdido sus dos partidos (y puede decirse así que el juego no reviste tanto como otros), sólo quedarán diez noches de lunes de fútbol de aquí al Lions contra Cowboys del 26 de diciembre. Después, los meses sin MNF serán nueve que para los fanáticos a la NFL parecerán una auténtica eternidad.

Del otro lado, está la necesidad de informarse. Con las diversas encuestas de opinión cerrándose entre la candidata demócrata y el candidato republicano, ver el primero de cuatro debates rumbo a la elección del ocho de noviembre es crucial para tomar una decisión basada en las conclusiones de estos ejercicios democráticos. ¿Será Trump frente a Clinton el mismo Donald de las primarias republicanas, o cambiará en algo? ¿Será Clinton frente a Trump la misma Hillary que venció a Bernie Sanders, o cambiará en algo?

Existe una tercera postura: hacer ‘zapping’ entre uno y otro evento (o ver uno y seguir el otro mediante las redes sociales). Se trata del punto medio entre quienes legítimamente se apasionan por el fútbol americano y quienes lógica, pero legítimamente también, piensan que emitir un voto razonado implica comparar propuestas de primera mano. Esta tercera vía también halla justificación en el concepto de ‘capital social’, es decir, que no perderse ambos eventos es necesario para conversar la mañana del martes con amigos, colegas, familiares y gente común en la calle.

‘Capital social’ es también uno de los motivos por los cuales muchos ven, por ejemplo, los Oscars, Miss Universo o Miss Mundo, e inclusive el propio Superbowl.

¿Quiénes serán los protagonistas de la noche? ¿Matt Ryan y Drew Brees aprovechándose de las terribles defensas de Santos y Halcones? ¿O tal vez los desencuentros entre Trump y Clinton en temas como política migratoria, el estado de la economía o los ataques personales lanzados mutuamente? Una cosa es cierta: será una de las noches más extrañas de la historia de los medios en Estados Unidos.

RELACIONADOS:Deportes

Más contenido de tu interés