Un juego de la Champions League habría provocado propagación del COVID-19