null: nullpx
Noruega

Lars Lagerback: el mejor seleccionador que Escandinavia puede ofrecer

Hablamos de quien quizás es el mejor estratega sueco del siglo 21 dejando atrás, y por mucho, a Sven Goran Eriksson.
21 Mar 2019 – 3:41 PM EDT

Entre las perlas ocultas de la Eurocopa del 2004 en Portugal, yace el recital futbolístico de Suecia vapuleando 5-0 a Bulgaria en Lisboa. Futbolistas de época como Larsson, Ljunberg y Wilhelmsson brillaron en una escuadra cuyo chispazo máximo fue aquel golazo de espolón de Zlatan Ibrahimovic a Gianluigi Buffon.

Había pasado una década desde la mejor actuación sueca fuera de suelo sueco, con aquel tercer lugar en Estados Unidos 1994, y el artífice era un desconocido entrenador llamado Lars Lagerback. Sin el glamur del entonces seleccionador de Inglaterra, Sven Goran Eriksson, Lagerback supo domar el carácter de ‘Ibra’ y sacar hasta la última gota del talento de Larsson y Ljunberg.

La suya fue una Suecia generosa con su propio fútbol, a diferencia de la Suecia fría y calculadora que apaleó 3-0 a México en el mundial de Rusia.

“En los países nórdicos nos echamos la mano entre nosotros y conocía gente de Islandia de cuando entrenaba a Suecia. Viendo a los futbolistas islandeses, y sabiendo cómo jugaban, no dudé en aceptar el reto porque mi máxima motivación es ver cómo mejorar a un equipo relativamente chico.”

El milagro de la Islandia cenicienta en la Eurocopa 2016 realmente no fue un milagro, puesto que Lagerback había tomado las riendas de dicha selección cinco años atrás. De hecho, el equipo de la pequeña isla vikinga estuvo cerca de calificar a Brasil 2014, pero en el repechaje cayó eliminada ante la Croacia de Luka Modric.

La mentalidad escandinava prioriza el trabajo en equipo. En Suecia, Lagerback ingresó al equipo nacional como compañero de dupla técnica de Tommy Söderberg. En Islandia, Lagerback ingresó al islandés Heimir Hallgrímsson como su propio compañero de dupla técnica a fin de realizar el relevo en el banquillo que llevó a los islandeses a jugar y empatar contra Lionel Messi en Moscú.

Ya con 70 años, ha encarado el reto más difícil con el que quizás (si exceptuamos a Estonia) es el país más débil de Escandinavia en términos futbolísticos: Noruega. Según ciertos historiadores, la selección noruega logró clasificar a los mundiales de 1994 y 1998 desplegando un juego rudimentario de balones aéreos y combate vikingo cuerpo contra cuerpo.

Además de contar con aquel joven promesa llamado Martin Odegaard, Lagerback también suele convocar a jugadores por cuyas venas corre sangre africana. A diferencia de la microscópica Islandia, donde la migración aún no tiene gran peso demográfico, se calcula que entre 1992 y la actualidad Noruega pasó de tener 100 mil migrantes registrados a casi un millón lo cual equivale al 16% de su población total.

No es exagerado decir que el futuro del fútbol de selecciones fuera de las grandes potencias depende del modelo escandinavo. Se trata de una alternativa donde el trabajo a largo plazo y la organización táctica compensa la falta de grandes estrellas o de una liga de élite. En este respecto, Lagerback es el modelo de técnico ideal.

RELACIONADOS:Noruega
Publicidad