null: nullpx

España venció a Israel 4-1 y sigue luchando contra Italia por Rusia 2018

Sin minutos con el Madrid, pero convocado a la selección, Isco fue la figura de la victoria española.
24 Mar 2017 – 6:16 PM EDT

España consiguió una nueva goleada como local rumbo al Mundial 2018 y tomó el liderato de grupo ante la presión de Italia, tras derrotar a Israel con goles de David Silva, Vitolo, Diego Costa e Isco.

España se jugaba el Mundial y respondió con un plácido triunfo en un encuentro en el que siempre puso actitud y pegada.

De toques entre Thiago, Iniesta y Silva no puede salir nada malo, pero había que trabajar en defensa para evitar sorpresas israelíes. A los dos minutos lo demostró Zahavi con su primer disparo a De Gea.

El dominio era español. Thiago probaba al portero que sustituía al titular Dudu Goresh, baja por sanción. Ofir Marciano se aliaba con la fortuna en un potente disparo que repelía el travesaño y Vitolo no controlaba para marcar el rechace.

Sin el delantero Tomer Hemed en el campo, el hombre a vigilar era Zahavi, que se marchaba de Piqué con un autopase y le obligaba a reaccionar rápido lanzándose al césped para tapar el espacio al disparo cuando se plantaba en un mano a mano con De Gea.

En el primero de España apareció Jordi Alba. De su pase con caño a Silva salió el tanto con disparo cruzado del 'Chino'. Llega a 29 goles en total igualando a Fernando Hierro como cuarto artillero histórico de la Furia Roja.

Antes del descanso, Thiago vio el movimiento de desmarque de Vitolo, que cruzó ante la salida de Marciano. El portero tocó el balón con una mano, pero no lo frenó lo suficiente para que no entrase en su portería. Dos a cero.

El trabajo de Diego Costa encontró el premio del gol. Perdonó una clara ocasión tras un gran centro de Vitolo y no desaprovechó un saque de esquina de Thiago para firmar el tercero. Picó el balón con su testarazo a la red.

Costa después asistió a Silva, quien la enganchó contra el poste de zurda. Y la madera también frenaba el remate de cabeza de Gershon, pero De Gea no podía hacer nada ante el tanto del honor de Refaelov, que fusiló arriba.

La afición despedía de pie al mago Iniesta, al héroe eterno de Johannesburgo y el que se perfila como su heredero en estilo de juego, Isco, firmó el broche con un disparo marca de la casa. Colocó el cuerpo hacia un lado y chutó al otro con un toque que engañó a todos.

Publicidad