null: nullpx
Liverpool

La música del campeón de Europa: ¿por qué el Liverpool no se identificó con los Beatles?

El Liverpool escogió como su himno una canción de un musical de Broadway en pleno auge de los Beatles. Aquí está la historia de "You'll Never Walk Alone".
Por: Bruno ValenciayRicardo Otero,
6 Jun 2019 – 1:53 AM EDT

Al entrar a The Cavern hay una atmósfera particular. Un refugio antibombas de la Segunda Guerra Mundial convertido en bar una década después fue el lugar desde donde se lanzó al estrellato uno de los más grandes orgullos de Liverpool: The Beatles.

Extraña casualidad que John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr nacieran precisamente durante aquel conflicto en el que el Reino Unido sufrió el asedio de la Alemania nazi. De hecho, Lennon fue dado a luz en días en los que la Luftwaffe bombardeaba Liverpool. En The Cavern, los Beatles tocaron 292 veces entre 1961 y 1963 con público que desbordaba el lugar y en ocasiones ni siquiera dejaba que ellos escucharan su propia música.

Tras ser descubiertos por Brian Epstein, quien se convirtiera en su agente, los Fab-Four no solo conquistaron su país, sino el mundo entero. En febrero de 1964 viajaron por primera vez a Estados Unidos y tuvieron dos años y medio frenéticos de giras en cuatro continentes, hasta su último concierto el 29 de agosto de 1966 en el Candlestick Park de San Francisco.

El cuarteto fue el primero en presentarse en estadios y en tener ocupados los primeros cinco lugares de las listas Billboard -el 4 de abril de 1964 con Can't Buy Me Love, Twist and Shout, She Loves You, I Want to Hold Your Hand y Please Please Me-. El fenómeno de la beatlemanía sigue vigente cinco décadas después.

Pero justo en ese lapso, el Liverpool FC adoptó el himno que mantiene hasta la fecha, el "You'll Never Walk Alone"... Que no, no es de los Beatles, sino un cover de Gerry & The Pacemakers a una canción compuesta para el musical de Broadway Caroussel por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein.

Aunque no se sabe cuándo fue la primera vez que se cantó por aficionados del Liverpool, gracias a dos partidos se quedó fijada entre la afición Red: la Final de la Copa FA del 1 de mayo de 1965 en Wembley, donde vencieron al Leeds United, y la ida de la Semifinal de la Copa de Europa, tres días después en Anfield, donde derrotaron 3-1 al Inter de Milán.

Aunque el Liverpool se quedó corto en aquella Copa de Europa, pues perdió la vuelta ante el Inter por 3-0, la melodía se quedó para siempre.

"En esos días podíamos estar parados (en Anfield) cantando canciones de los Rolling Stones o de los Beatles junto a 28 mil personas, pero 'You'll Never Walk Alone conectó particularmente con el Liverpool y la letra representa la ideología del club, así que por eso se adoptó, esa es la razón", explica Maurice Ticke, guitarrista del grupo The Detonators, también originarios del puerto del Merseyside.

Pero más allá de la geografía, ¿qué otra conexión hubo entre el Liverpool FC y los Beatles? Mínimas, en realidad. En aquellas épocas en las que la comercialización de la música empezaba a explorarse, Epstein pensaba que era mejor que sus artistas no se involucraran ni hicieran públicas sus aficiones, pues podía provocar un boicot del otro club de la ciudad.

John era aficionado al Liverpool, Paul es -a la fecha- del Everton, Ringo del Arsenal y a George no le gustaba el fútbol, pero era un fanático apasionado del automovilismo.

De hecho, fue hasta la etapa de solista de Lennon, en 1974, cuando dio su primera muestra de gusto por el balompié con la portada de su álbum Walls and Bridges, que era de un dibujo que hizo de niño que evoca la Final de la Copa FA de 1952 entre el Newcastle y el Arsenal, mientras que a McCartney se le ha visto en partidos de los Toffees y fue el cantante que cerró la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos Londres 2012.

En The Cavern prácticamente todo el tiempo hay música en vivo y la mayoría son grupos tributo de los Beatles, por lo que solo basta llegar a Matthew Street y bajar unos pisos para entrar en esa atmósfera de los años 60, pero una visita a Liverpool no puede estar completa sin ir a un partido a Anfield, llegar minutos antes del silbatazo inicial y dejarse llevar por la marea roja que canta "You'll Never Walk Alone", con una energía inenarrable de 54 mil personas que reivindican la solidaridad y la fraternidad.

En épocas de vacas flacas del club, su himno ha sido algo más que un consuelo: la promesa de un futuro mejor, de caminar en la tormenta con la cara en alto, no asustarse por la oscuridad y llegar al cielo dorado y la dulce canción de plata de una alondra.

Camina entre el viento, camina entre la lluvia, aunque tus sueños sean tirados y estropeados. Camina, camina con la esperanza en tu corazón y nunca caminarás solo.

RELACIONADOS:Liverpool

Más contenido de tu interés