null: nullpx

¿Tendría que cesar el FC Barcelona a Ernesto Valverde por el pinchazo en Champions League?

Dice el dicho: ¿de quién es la culpa, del indio o del que lo hizo compadre? ¿Quién falló? Valverde o la directiva por darle una plantilla descompensada.
11 Abr 2018 – 6:16 PM EDT

No, los ojos no deberían estar puestos en Ernesto Valverde, sino en quien le entregó una plantilla descompensada.

Ser un equipo como el Barcelona, cargado de figuras, tiene la obligación de tener un envión positivo en el primer semestre del torneo. ¿Por qué? Pues los jugadores llegan frescos, descansados, tranquilos.

Sin embargo, después de diciembre, viene la carga de partidos, el cansancio y las constantes lesiones. Esto genera que las plantillas que son reducidas, se conviertan en dolores de cabeza para los entrenadores.

Cierto, en la eliminación del Barcelona hay mucha culpa de Ernesto Valverde. Cambios a destiempo y falta de rotación de sus figuras terminaron por hacer el hoyo en el que el ataúd culé acabó enterrado de manera increíble.

Ernesto Valverde es un extraordinario entrenador que ha demostrado su capacidad en todos los clubes que ha dirigido. Su filosofía y estilo de juego gusta en la entidad condal; no por nada era visto desde antes que se acercara el fin de la era Luis Enrique como el reemplazo ideal del cuadro blaugrana.

Valverde tiene mucho que mejorar, y mucho que aprender. Pero, sobre todo, mucha mano dura qué poner para exigir a su directiva un equipo más robusto, con jugadores de más peso, no vacas desinfladas que ocupan un sitio en la plantilla porque no hay forma de sacarlas del plan de trabajo. El DT culé requiere a más jugadores para que en la fase final de una temporada tenga dónde escoger.

Antes de la Roma, al Barcelona lo veían para conquistar un triplete. Con la Liga en la mano y la Copa muy próxima a su vitrina, la Roma era el equipo ideal para los cuartos de final de la Champions. La prensa catalana así lo avisó. No se puede ser tan bipolar para cambiar de mentalidad de un partido a otro.

Urge que Valverde tenga más peso en ese equipo; urge que haga pesar más su figura ante su directiva. Y por favor, urge que alguien se dé cuenta que la plantilla blaugrana está descompensada desde hace mucho tiempo y que el ADN culé se ha perdido. De Messis, Suárez e Iniestas no vive el hombre. Tampoco el Barcelona. No son eternos.


RELACIONADOS:FútbolFC Barcelona

Más contenido de tu interés